sábado, 25 de octubre de 2014

El leivmotiv de la educación

Nadie de los presentes quedó indiferente ante las palabras, bien pronunciadas y medidas, del ponente Don Raúl Fourny de Jorge, que además de profesar se le da bien esto de filosofar y pensar sobre la realidad. O así me lo pareció, después de escuchar su conferencia, analítica en su naturaleza y reflexiva por su fondo. Lo más estimulante de su charla fue comprender la naturaleza creada, más bien, provocada, de una educación que desgraciadamente cada vez más se deja encasillar en el paradigma de la racionalidad económica. Su conferencia permitió entender el origen ontológico de esa concepción neoliberal que ve en la educación el escenario perfecto para extender su campo de acción y aplicación. Como pretendieran en su día los cientificistas radicales, para los que incluso cabía cuantificar lo vivencial y subjetivo, a fin de ejercer un control sobre ello, los neoliberales se afanan ahora en descubrir el leitmotiv de la acción humana desde el que legitimar una ética encaminada a la acumulación de capital. Ese leitmotiv es sin más el cálculo económico, que ve en la vida y todo cuanto la compone un motivo para generar riqueza y productividad. Desde este paradigma, la propia educación, en la que intervienen profesores, alumnos, recursos, actividades (escolares y extraescolares), afectos y sentimientos internos (cariño, respeto, admiración...), ha de cuantificarse y evaluarse teniendo presente los estándares impuestos por esta ética de la maximización de beneficio. La educación se convierte, ya desde su base familiar, en una actividad que ha de regirse según la lógica económica de la productividad y del cálculo.


Así, a la luz de la mirada de autores como Ludwig von Mises, el sistema económico sólo puede funcionar cuando los individuos son aptos para la forma de producir, y son aptos para producir cuando rigen sus acciones y decisiones según la racionalidad económica o la lógica del cálculo. Por tanto, la ética que debe imperar en la economía liberal no es una ética de contenidos, sino formal y, como tal, universalizable. Estamos ante lo que Nietzsche anticipó antes de su colapso en 1888: No es la victoria de la ciencia lo que caracteriza nuestro siglo XIX, sino la victoria del método científico sobre la ciencia; de modo que, si es preciso racionalizar todo con vistas a la obtención de ganancias y todo ha de seguir las pautas del método de conocimiento, éste acabará transformando el objeto de conocimiento, esto es, terminará por instrumentalizar la educación misma, pervirtiendo su naturaleza, yendo contra ella, contra el hombre mismo.

David Porcel

jueves, 23 de octubre de 2014

Ensoñación del atardecer del 17 de octubre

No veo más que una naturaleza muerta, putrefacta, en estado continuo de descomposición. El Sol y la Luna han dejado de iluminar la naturaleza y las miradas ya no irradian deseo. Un pájaro desplumado me dice que el Amor se ha retirado. Los hombres son ya autómatas desprovistos de ánimo y se oye el llanto abandonado de un niño a lo lejos.

Comprendo entonces que el Amor es el fundamento de la vida, todo lo une y sostiene, y mientras todo se disgrega hacia una Nada infinita, me pregunto si el Amor mismo puede disolverse.


Ensoñación del atardecer del 17 de octubre

miércoles, 15 de octubre de 2014

Sueño del 15 de octubre

Me encontraba en el lugar donde se habían forjado mis sueños, lo que soy y no soy ahora.

Veía un recoveco estrecho y profundo, cuya visión en la infancia tanto había alimentado mi deseo de explorar, ahora materializado en la lectura y la filosofía. Veía los residuos de papel con los que en aquel tiempo nos dedicábamos a fabricar pelotas y porterías, y comprendí mi afición por lo deportivo.

Todavía eran visibles las marcas de tiza que habían quedado de aquellos juegos que nos transportaban a un tiempo más próximo al de los muertos.

Comprendí entonces que nunca había salido de aquel lugar.


Sueño del 15 de octubre

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Sueño del 11 de septiembre

Celebrábamos el renacimiento de una de las grandes figuras de las letras. Había vuelto, literalmente, de entre los muertos y paseaba de un lado a otro contemplando un muro hecho por los hombres que pretendía homenajear su figura.

Me acerqué a él y me atreví a sugerirle:

- ¿Cómo se siente ahora que sabe de la admiración que los hombres profesan por usted?...

...pero, en lugar de quedarse aquí, deleitándose con el recuerdo de su nombre, ¿no siente verdaderas ganas de adentrarse en el mundo y descubrir lo que es más importante: si vamos hacia adelante, en continuo progreso, o marchamos hacia atrás en una espiral de involución? Porque, créame, este es el problema verdaderamente humano.

El maestro, que parecía ahora un muñeco de ojos diminutos, me miró indiferente, como si el mundo ya no le perteneciera.

Sueño del 11 de septiembre de 2014

jueves, 11 de septiembre de 2014

Os damos la bienvenida

Os damos la bienvenida al nuevo blog encaminado a promover y difundir la Olimpiada de Filosofía de La Rioja, donde podéis encontrar en los enlaces de la parte superior toda la información pertinente sobre esta actividad que organiza la Sociedad de Profesores de Filosofía de La Rioja (SOFIRA), en colaboración con la Consejería de Educación, Cultura y Turismo y la Universidad de la Rioja. La idea es organizar una serie de pruebas que exijan de la destreza intelectual y del conocimiento filosófico de nuestros alumnos para superarlas, de forma que éstos deban de poner en juego capacidades que les aproximen a la realidad filosófica. Creemos, en este sentido, que una actividad por la que los alumnos tengan que competir haciendo uso de capacidades como la oratoria o la argumentación va a estimular y acrecentar su iniciativa a la hora de construir discursos filosóficos debidamente argumentados. No se trata de fomentar la competitividad en nuestros alumnos, sino de que ésta sirva de ocasión para acrecentar su curiosidad y aprendizaje.


Como podéis ver en las bases hemos organizado y estructurado la Olimpiada filosófica siguiendo las mismas pautas y modalidades que luego nuestros alumnos encontrarán en la fase nacional, que este curso dará comienzo en Abril y se desarrollará en la ciudad de Madrid. De este modo, nuestros alumnos ganadores dispondrán de un referente para saber a qué atenerse en esta nueva fase nacional. Asimismo, por razones lógicas, hemos adecuado las fechas y los plazos de la Olimpiada riojana a aquélla. Esperamos, por tanto, que este blog sirva de información y de estímulo también para aquellos profesores de filosofía que quieran participar en esta actividad que seguro resultará muy estimulante. Por último, queremos agradecer tanto a la Consejería de Educación, Cultura y Turismo como a la Universidad de la Rioja por su apoyo y colaboración en la organización y realización de la Olimpiada.



David Porcel

martes, 2 de septiembre de 2014

Un sueño filosófico

Buscando el aula donde recibiría mis clases, me encuentro sentado bajo un árbol a un sabio profesor que me para y pregunta:

- Joven, ¿qué es lo que le inquieta?

- He llegado a la conclusión de que no hay hombre para el que el Universo no sea demasiado.

- En eso lleva razón.

- Desde los comienzos hemos tratado de apresarlo, y por eso no topamos más que con el fracaso de nuestras construcciones. Habría, más bien, que dejarlo en paz, porque ante la bestia no tenemos más que telas de araña.

Tras unos instantes de reflexión, el maestro asintió:

- De vez en cuando, conviene asomarse al abismo.


Sueño de la Noche del 1 de Septiembre

martes, 8 de julio de 2014

¿Dónde parará el canto?


Todavía me recuerdo de adolescente  (uno es adolescente hasta que ya no siente alegría por cumplir años) cuando mi padre me dejó leer un cuento de Borges que citaba a un filósofo inglés llamado Berkeley. Esa lectura, junto a otra del cuaderno azul de Wittgenstein, conformaron uno de los centros de mi ocupación vital, que, naturalmente, en aquellas edades de desenfreno y sobresalto, no llego a gravitar aunque sí a dejar la huella suficiente. Ya advirtió Einstein que uno no se ocupa en la vida de aquello que en el momento presente le interesa, sino de lo que una vez le sobrecogió, como un rayo en la tormenta, un oasis en el desierto o el final de una pesadilla. Eso es la intuición filosófica: un sobresalto, una ruptura en la continuidad vital, un momento de tal lucidez que todo lo demás adquiere de pronto un matiz grisáceo, secundario, superfluo. Sobre esa intuición que una vez me sobresaltó gira este poema que ahora, algunos años después, me regala mi padre:

 
PASADO MAÑANA ENCONTRARÉ EN UN ANAQUEL OLVIDADO A WALT WHITMAN Y LE SACUDIRÉ EL POLVO EN LA TERRAZA DE MI CASA
                                                                                                                            Para Asun, mi mujer

 

 

El pájaro que picotea un punto y otro sin parase en ninguno intermedio.

Así  que son dos, al menos, los pájaros. El pájaro.

 

Desde mi mirada, un lugar donde soy blanco del poniente, observo a los pájaros.

 

Cantan al unísono, en un tiempo distinto

y suena un solo piar.

 

Estoy ciego a la multitud de las cosas,

y a la  vez ciego a su unidad.

 

Todavía no he visto nada,

 más que la dispersión del vuelo y el instante desdoblado del picoteo.

 

Y sólo escuché la memoria del canto.

 

¿Dónde parará el canto?

 

No sabía yo que el poniente necesitara ser visto.

 

Soy otros.

Entre un punto y otro de mi boca no hay nada, sino los otros.

 

¿Callarán?

Y, si no, ¿quién podrá entenderlos?

 

Alguien me verá donde nunca estuve.

Ay de mí si aquél ya fuera ciego.

 

Vivir sin otros ojos en los puntos a donde no ha llegado todavía la materia.

¿Vivir?

 

Ser uno y tantos que descansa en el camino que nadie anduvo

ni aun yo, que sólo aspira.



                                                           Miguel Porcel

 

                                                                                            Junio, 2014