jueves, 28 de junio de 2012

Apología del deporte

Cuando se habla de «minorías selectas», la habitual bellaquería suele tergiversar el sentido de esta expresión, fingiendo ignorar que el hombre selecto no es el petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Y es indudable que la división más radical que cabe hacer de la humanidad es ésta, en dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas dificultades y deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre sí mismas, boyas que van a la deriva.

José Ortega y Gasset. La rebelión de las masas.


Sin duda el deportista pertenece a esa clase de hombres que se exigen mucho y acumulan sobre sí nuevas dificultades y deberes, que no se conforman con lo que son sino que anhelan trascender las limitaciones que les impone su naturaleza. Desde siempre me ha causado extrañeza el fenómeno del deporte. ¿Qué es lo que busca el gimnasta tras una vida dedicada al cultivo del cuerpo?, ¿o el atleta que desde que tiene uso de razón se somete a los entrenamientos más exigentes? No es desde luego un deseo masoquista lo que anima al boxeador en su lucha por la victoria. Tampoco el afán de gloria y poder parece mover a miles de deportistas que triunfan en deportes minoritarios y de escasa trascendencia social. No, la cosa no va de esto. Se trata, más bien, de la búsqueda desinteresada de la excelencia, la virtud, que ya Platón intuyó antes de modelar la República y que ahora Ortega nos recuerda como el aspecto idiosincrásico del ser humano.

Este ideal de perfección, de excelencia que se pretende con el ejercicio deportivo no es un medio para conseguir la victoria, sino su presupuesto. No se busca la excelencia para vencer, sino que se vence porque se ha alcanzado la excelencia. En este sentido, cabe definir el deporte, lo mismo que el arte o la ciencia, como un esfuerzo progresivo de aproximación a un ideal solo estimable por el género humano y cuya consecuencia más inmediata consiste en la expansión de los límites que impone la naturaleza. En efecto, lo mismo que el artista, en su juego con colores, formas e imágenes, acaba ensanchando los límites naturales de su imaginación y sensibilidad, o el filósofo, que expande las fronteras del entendimiento humano con el cuño de nuevos conceptos en beneficio de la verdad, el deportista transforma para siempre los ritmos y procesos que le impone su naturaleza tras el ensayo continuado de su ejercicio acostumbrado. Porque, como pone de manifiesto cualquier expresión cultural, el hombre es ese ser que necesita ser otro, hacerse otro, para vivir. Y esto es lo verdaderamente misterioso.

5 comentarios:

M. A. Velasco León dijo...

El hombre carece de fondo y de raíz, como el resto de los seres naturales, y ha de construirselo, dando así una orientación a su vida. Es lo que venía a decir un viejo maestro que tuve, Luis Cencillo. El deporte del que hablas es una fuente de orientación vital. Pero no olvides que hay muchos otros modos de practicarlo. Los que buscan ante todo la victoria, los que buscan fama y gloria, mera diversión, ganar dinero y otros el medio de cuidar o embellecer su cuerpo.
Saludos deportivos.

David Porcel dijo...

Sí, la idea es muy orteguiana: el ser de hombre está por hacer. Saludos

Manuel Marcos dijo...

Imprescindible reflexión en medio de esta barahunda de celebración deportiva y defenestración de los campeones al tiempo. El deporte como apunta Barthes en un librito adorable que tiene, Del deporte y los hombres, es una manifestación de como el hombre a de vencer la resistencia de las cosas, en efecto, como dice Miguel Ángel, una fuente de orientación vital, si le quitamos todos los dudosos ornamentos que lo acreditan también como un lujo para millonarios.

Aquí te enlazo con el primer capítulo del libro de Barthes, que habla de toros, un deporte que no es deporte pero definiría a la perfección ese ñimpetu agónico del hombre:

http://al-juarismi.blogspot.com.es/2012/06/del-deporte-y-los-hombres-roland.html

Salud
Manuel

David Porcel dijo...

Muchas gracias por la referencia y el enlace. Lo miraré enseguida. Saludos

Anónimo dijo...

Howdy! I know this is somewhat ooff topic but I was wondering which
blog platform are youu using for thos website? I'm gettting
sick andd tired of Woordpress because I've hhad problems with hackers and I'm looking at alternatives for
another platform. I would be awesome if you coulod point me in the direction of a good platform.



My blog: complementary health therapies