sábado, 26 de noviembre de 2011

Usos virtuosos y defectuosos de las TICs

Os dejó aquí un extracto de la entrevista que hace Boulesis Boulé a los profesores de filosofía Felipe Garrido y Ximo Llerena. Toda ella vale la pena, por su claridad y sensatez (al final os dejo los enlaces para que la podáis leer), pero, dado que últimamente hemos trabajado en clase la cuestión de cómo influyen las nuevas tecnologías de la información en la adquisición de conocimientos, esta parte (sobre los usos virtuosos y defectuosos de las TICs) os puede venir muy bien para afianzar vuestras ideas:


Una pregunta planteada de forma breve, pero difícil de contestar: tres virtudes y tres defectos de las TIC’s y su aplicación en la enseñanza:

Respuesta: Las TIC’s, como cualquier otra tecnología, carece de virtudes y defectos. El uso que hagamos de ellas sí puede ser virtuoso o defectuoso. Así que lo que señalaremos son tres usos virtuosos, y tres usos defectuosos.
Usos virtuosos:

1.Las TIC’s pueden servir para facilitar la comunicación entre el profesor y los alumnos. A través del correo electrónico o las redes sociales los alumnos pueden dirigirse al profesor y a sus compañeros para resolver dudas o enviar trabajos, por ejemplo. El profesor también puede hacer llegar a los alumnos rápidamente todo tipo de materiales interesantes para la asignatura como apuntes, blogs, vídeos, etc.
2.Las TIC’s pueden ser usadas por los profesores como un medio para que los alumnos amplíen los conocimientos de clase. La función del profesor aquí consistiría en señalar los caminos que los alumnos pueden seguir si están interesados en un tema.
3.Las TIC’s pueden agilizar la clase. Proyectar un esquema complejo y poder alterar sus elementos de forma inmediata es más rápido que andar dibujando esquemas en clase. A veces, por ejemplo, pueden surgir cuestiones imprevistas y, mediante una buena conexión a Internet y un proyector, podemos, en cualquier momento, poner ante los alumnos un Velázquez, un vídeo con un discurso de Azaña o un texto de Boecio.


Como usos defectuosos de las TIC’s señalaríamos los siguientes:


1.Tomar las TIC’s como un fin en sí mismo hasta el punto de adaptar los contenidos de las asignaturas a las TIC’s y no al revés. El uso de las tics no es obligatorio, y a veces entorpecen en vez de ayudar.
2.Disculpar ciertos esfuerzos a los alumnos con la excusa de que ‘para qué quieren aprender x, si está en internet’. Esta actitud está haciendo mucho daño.
3.Que el profesor use el Power Point, la red o la famosa pizarra digital para desaparecer él.


Aquí se encuentra la entrevista completa articulada en sus tres temas fundamentales:



4 comentarios:

Joselu dijo...

Hay un poderoso lobby que hace de las TIC un objetivo en sí mismo, hacen congresos, promueven jornadas sabiendo conseguir el apoyo de insitituciones... Hay una teología de las TIC que es abrumadora. Hoy por hoy son una nueva forma de relacionarse con la tarea intelectual y con los alumnos que ofrecen maravillosas posibilidades, sin que eso signifique dejar de lado otros recursos tradicionales. La cuestión no es tomarlas como objetivo, sino darnos cuenta cómo las podemos utilizar para obtener resultados, abrir horizontes y ampliar el conocimiento. Son dinámicas, pero es un error hacer una apología de ellas como nuevo paradigma. Se utilizan, se conocen, se aplican, pero sin hacer de ellas un nuevo papanatismo.

David Porcel dijo...

Eso es, que se vean como lo que son.

Anónimo dijo...

Hola,

Perdona en primer lugar que mi comentario no se adecue del todo a tu entrada.

He estado echando un vistazo al blog de José Luis Molinuevo y en uno de tus comentarios haces referencia a la estrecha relación entre la pasión por conocer y la pasión por enseñar, siendo esta última "el corazón de cualquier institución destinada a la formación".


Disculpa si mi pregunta es un tanto trivial pero me gustaría saber si crees que el amor también debe estar presente en la formación, o si crees que no, o si pasión y amor en este contexto pueden ser términos sinónimos...

En fin, gracias.

Alción.

David Porcel dijo...

Más bien, hablaría de pasión, de deseo, anhelo de conocimiento, aunque seguramente inseparable al amor. Porque no creo que pueda anhelarse algo si previamente no se ama, no lo quieras para ti (en este caso, el conocimiento)

Pero tu pregunta tiene mucha enjundia, y no es fácil de responder.