sábado, 22 de julio de 2017

En el espacio del pensar

Problematizar una realidad, reducirla a su aspecto problemático, es una forma de poder. Quien está detrás se cree con la autoridad suficiente para ver el problema y legitimar los esfuerzos orientados a su solución. La educación en España es un problema, se dice, pero con la mirada puesta en un determinado ideario o plan de acción. Nadie ve problemas si no hay una voluntad de reducir y apropiarse de la realidad. Sin embargo, lo que no ve el poder, en cualquiera de sus máscaras, es que lo real no es visible (y menos, abordable) con el prisma del problematismo. Lo que ve quien quiere ver problemas son problemas, pero esto, precisamente, gracias a que la realidad no es problemática. Si la realidad lo fuera, no haría falta agudizar la visión con lentes o prismas. A nadie que se queda sin oxígeno se le ocurre consumir su energía en decir que le falta el aire. Lo que hace es buscar aire, no declarar que le falta. Por tanto, la pregunta no debe ser por qué es un problema la educación en España, sino "por qué se ve como un problema." Es algo que podrían abordar aquellos que tanto se afanan en idear caminos y soluciones.

Sin embargo, este ideario sólo revelaría el origen causal de determinada tendencia social y política que, lejos de reparar, busca afianzar su poder. El poder es voluntad de poder. El poder busca sólo su acrecentamiento, de ahí que no es por la vía del poder como podamos llegar a la enmienda y la reparación. Decíamos en la entrada anterior, desde una visión más próxima al fenómeno, que la educación es un encuentro, como el arte, la religión o la magia. Es un encuentro por el que se lleva al límite al pensar, por el que se pone al alumno ante la disyuntiva de ejercitarlo o renunciar a él. De ahí que, tras el encuentro, el alumno, ya vuelto sobre sí, entiende que el conocimiento es una empresa respecto de la que debe pronunciarse, si forma parte de ella, y entonces procura el ejercicio del pensar, o la rechaza, y sale de los rieles del aprendizaje y la enseñanza. Esta es la disyuntiva sobre la que todos, en tanto que seres humanos, dueños de nuestro pensar, debemos, tarde o temprano, pronunciarnos. Pero mientras sigamos poniendo empeño en idear y solucionar, como si la educación fuera problemática o contuviera aspectos problemáticos, no haremos más que alejarnos (y alejarles) de aquella disyuntiva, quedándonos fuera para siempre del espacio público del pensar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Un soplo de sabiduría y una luz para otra mirada. Fantástico comentario.

David Porcel Dieste dijo...

Gracias

Rocio Alonso Simon dijo...

Das en el clavo, David, y expresado con la lucidez que te caracteriza. Tras la afirmación, hecha desde el poder, la educación es un problema, subyace la idea: nosotros tenemos la solución... politizada, claro - en el peor sentido de la palabra. Y así nos va. R.

David Porcel Dieste dijo...

En efecto, me temo que ese es el problema. Un abrazo

M. A. Velasco León dijo...

Certero, si señor. Hay que ir a la base de la cuestión.
¿Problema? por qué, para qué.
En nuestro país, para muchos la educación es un problema porque lo dicen las encuestas (esas majaderas evaluaciones que se pasan sin garantía alguna de seriedad y que dan dinero a quienes sin hacer apenas nada, -pues el trabajo de verdad nos lo imponen a los centros como trabajo extra y esas empresas de amiguetes dicen "interpretar" los resultados-), o porque se les va de las manos (el sector más conservador y ultramontano).
Pero problema implica que sabes lo que necesitas, o sabes dónde quieres llegar y algo lo impide. Y dime, aquí en los últimos cuarenta años ¿qué partido se ha planteado la necesidad ni el objetivo de educar?
Salud

David Porcel Dieste dijo...

Así también lo veo. De hecho, tengo la sensación de que hay una serie de resistencias provocadas que alejan la enseñanza del encuentro al que aludo. Lo son la visión mercantilista del conocimiento, la instrumentalización y cosificación del profesorado, la tecnificación de los mecanismos de enseñanza... Cada vez tenemos que retirarnos más del sistema para poder enseñar, para encontrarnos en ese espacio compartido que es el pensar. Saludos