sábado, 26 de mayo de 2007

De Woody Allen a Platón

Wody Allen es uno de esos cineastas que consigue expresar de una forma lúcida y trasparente una concepción del hombre y del mundo, puede decirse, a la altura de nuestro tiempo. Un ejemplo de ello es su reciente película Match point (2005), que no sólo está construida de una forma magistral sino que constituye otro ejemplo más de la cosmovisión del director. Su tesis manifiesta también en otras de sus más célebres pelíclas como Delitos y faltas (1989) es que, a diferencia de como pensaba Platón, no siempre es preferible padecer una injusticia a cometerla. Un alma corrompida no lo es para siempre, uno puede purificar su alma en vida a pesar de haber cometido un delito imperdonable. Es lo que acontece en el interior de los personajes de estas y otras películas, que tras haber cometido un crimen para salvar aquello que querían (la establidad de su matrimonio, su trabajo, posición y reconocimiento sociales, lo cual da una idea de la moral burguesa...), se dan cuenta de que sus actos no pueden ser ya castigados ni por el Estado ni por un Dios justiciero. Entonces entienden que la vida no se rige por una estructura moral y consecuentemente desaparecen los sentimientos de la culpa, el remodimiento y el temor a ser castigados, que amenazaban con volver insoportable el resto de su existencia. Se han liberado de aquellos sentimientos que para Platón constituían el motivo fundamental por el que es preferible padecer una injusticia a cometerla.
Woody Allen, uno de los más grandes de nuestro tiempo, un cineasta que consigue dejar una huella en cada uno de nosotros, que nos descubre nuestra naturaleza en cada una de sus sus películas.
Os dejo en 'un rincón para cinéfilos' referencias y comentarios bibliográficos sobre varios ensayos sobre cine y filosofía, y más concretamente sobre Woody Allen y Platón.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Jose Alberto, y al final me he decidido a darle un vistazo a tu Blog. No está nada mal.
Un abrazo

David dijo...

Muchas gracias Jose Alberto, como ves se trata de un blog con contenidos específicos de filosofía, pero prometo tratar de amenizarlo (en la medida de lo posible)

Jack dijo...

Hola profesor después de lo que nos ha dicho en clase me he animado a visitarlo y no está nada mal. La visión de Woody Allen está bien y sería posible que sucediese, pero ¿Qué opina de, verbigracia, la visión que se ofrece en "crimen y castigo" de Dostoievsky? En mi opinión es un certero retrato de la mente humana y de como los remordimientos pueden llegar a crear la ilusión de que todos te observan hasta el punto de entregarte casi voluntariamente. Gracias por su atención y siento que el año que viene no esté con nosotros.

P.D. Aparte de filosofía, ¿podría escribir sobre cine y literatura? si además como es el caso de este artículo está relacionado con ella mucho mejor.

David dijo...

Vaya, qué sorpresa más agradable, me alegro que os vayáis animando a visitarlo, a partir del próximo curso encontrarás material que puede servirte para Historia de la Filosofía, aunque ya desgraciadamente no esté.

En efecto, como muy bien dices, Woody Allen retoma la idea de Dostoievsky: la culpa, el remordimiento, el miedo al castigo, son sentimientos que al final pueden llegar a traicionar el deseo de uno mismo. A diferencia de Crimen y castigo, el personje de 'Delitos y faltas' y de 'Match Point', vive un proceso interior que culmina en la certeza de que no va a ser castigado, es más, de que no existe un juez imparcial y omnipotente que imparta justicia allí donde alguien comete algún delito, por grande que sea.

La idea es que si este juez no existe, el único problema que queda entonces es la conciencia, hay que librarse de ese tipo de sentimientos perniciosos cuyo origen quizá esté en el temor al castigo y en creencias procedente de la tradición cristiana.

La cuestión de fondo es si es posible 'limpiar la conciencia' sin necesidad de reconocer la culpa, el delito, el crimen, parece que Woody Allen nos dice que sí, siempre y cuando antes se haya comprendido que este mundo carece de un ser justiciero y de una estructura moral.

He visto que tienes un blog de literatura, parece interesante, le echaré un vistazo y te comento.
El cine, la literatura, la filosofía, están muy relacionados, claro que habrá más de todo esto...

Adivina quién... dijo...

Pensaba dedicar un poco de mi tiempo a realizar un comentario en un momento en que no pudiera verse tachado de "peloteo" pero no he podido resistirme. Tengo que felicitarte por el blog, en verdad me encanta, no he leído aún todas las entradas, pero lo considero en verdad muy bueno. Aunque resulte raro en mi, no continuaré el debate, ya que lo poco que tengo que añadir consiste en irme por las ramas con razonamientos un poco "karmáticos" (lo cual, no obstante, no sería nada raro en mí XD). Woody Allen es uno de mis directores de cine favoritos (evitando las alusiones que impliquen parentesco). No creo que pueda hacer alusiones literarias ahora mismo que apoyaran directamente mi visión del tema. Pero me parecería interesante que trataras la visión casi estoica y absolutamente (absurdamente) (bueno-en principio, según luego comento) indeterminista de Camus en L'étranger (que me imagino que habrás leido), esa especie de conciencia moral supeditada al amor por la Verdad y la Justicia que quedó de alguna manera trazada en cierta conclusión compatibilizadora de un determinismo con una concepción de la moral. Segun Albert, un Meurseult que aceptara la concepción de la justicia como un componente de la verdad ajeno a la existencia de un Dios o una potencia ejecutora de dicha justicia, en realidad está acelerando el proceso por el cual un hombre finalmente (y de una manera curiosamente determinista, si se piensa) acabaría por delatarse o dejarse traicionar por su sentimiento de culpa, que para este Meurseult no es sino un componente de la realidad, un algo necesario... lo cual contradice en cierto modo el indeterminismo... Lo cierto es que no tiene una relación directa con la concepción de Woody sobre lo "exculpatorio", pero sería un tema interesante a tratar, ahora que hemos sacado la culpa y la moral a debate y se te ha propuesto la sección literaria.

Bueno, realmente quería de alguna manera darte las gracias por el año de filosofía que nos has dado, por lo mucho que has facilitado las cosas en una asignatura que en un principio suele resultar muy complicada. También quisiera animarte a que siguieras ejerciendo tu profesión del modo en que lo haces y comentar que realmente se te echará de menos en el instituto que dejas. Por suerte aún podemos seguir en contacto contigo por aquí y aunque no volverás a verme levantar la mano irritantemente seguirás disfrutando de mi pedantería en forma de comentarios en las entradas siguientes XD.

Un abrazo muy fuerte! Cuídate!

Yo otra vez dijo...

Fé de "erratas": es "Meursault", y no "Meurseult"*.

David dijo...

Vaya, qué grata sorpresa, para mí ha sido también un placer impartiros el curso de filosofía, pero eso sólo porque me he encontrado a alumnos de tu categoría, capaces de descubrir incluso en el peor discurso de filosofía un atisbo de magia conceptual.
Me parece que lo que comentas lejos de apartarse del tema lo enriquece y añade un nuevo matiz que yo no había pensado. Efectivamente puede leerse El extranjero de Camus de acuerdo a tu interpretación y entonces habría que descartar la idea de que la causa (al menos la única) del sentimiento de la culpa es el temor al castigo generado por la certeza de que existe ahí en todo momento un Ser justiciero. La propia concepción moral puede llegar a tener tanto peso como la religiosa. Voy a pensar sobre ello.
Agradezco muy sinceramente tus palabras finales, aunque para cursos posteriores estoy ideando un nuevo método pedagógico que creo pondrá la cosa algo más difícil de aprobar, pero desde luego será más interesante.
Deseo que sigas participando como lo haces y me comprometo para el próximo curso a colgar apuntes que creo os podrán servir para cursar Historia de la Filosofía, que confío lo imparta un profesor más experimentado que yo.

David dijo...

Un abrazo muy fuerte también,

Leviathan dijo...

hola! vuelvo a aparecer para dejar la direccion de mi blog, a prtir de ahora tratare de cmentar tan a menudo como sea posible, un abrazo y muxa suerte! (como ya ha sido la ev. si puedieras adelantar alguna notita asi tipo la de mates m dejarias mas tranki.. jajajajaja) un abrazo muy fuerte!!!!!