viernes, 11 de mayo de 2012

Al Real Zaragoza en la víspera del todo o nada


Desde que moramos en el barrio de la miseria nuestras batallas son siempre las más duras, las más crueles. Nos lo jugamos todo en el último suspiro y dejamos víctimas a nuestro paso, la piedad volaría en la mudanza.

En el desagüe de la galaxia no manda el dinero, gobiernan los golpes y los empujones hasta que tiran de la cadena, ¡pobre al que le pille debajo!

Nos importan un huevo las coreografías blaugranas y las óperas madridistas, ¿qué coño es esa mierda?, sólo miramos el sustento del mendigo, nuestro vecino.

Ha llegado la hora, la treinta y ocho, la más tenebrosa, el momento en que los harapientos peleamos indiferentes a los estruendosos bostezos de los gigantes.

Samuel Porcel Dieste.

5 comentarios:

M. A. Velasco León dijo...

Sorprendido me ha esta faceta forofístico-futbolera, David.
Felicita a tu hermano por lo bien escrito del texto, y cúmplanse los dictados de los caprichosos hados, sin que perturben nuestro ánimo.
Saludos.

David Porcel dijo...

El futbolero es mi hermano. Eso haré. Gracias

Anónimo dijo...

me ha gustado muxo, se nota que tiene un hermano filósofo jeje. ojala se cumpla y sigamos en primera un año más. Dale mi enhorabuena.

David Porcel dijo...

Gracias, eso haré. Saludos

Manuel Marcos dijo...

A mí también me gusta. Eso de mirar el sustento del mendigo, nuestro vecino es bueno tela. Se consiguió además.

Saludos cordiales.