sábado, 18 de mayo de 2019

Montaña amada

Saber escuchar las piedras, sus quejidos, su belleza. ¿Podría alguien vivir de esa sabiduría? ¿Podría alguien acampar en ella y librarse de la historia? Andantes las visitan, quizá para recordarse que todavía son mortales. O las escalan, para sentirse más próximos a ellas, como quien recorre el cuerpo de la amada para cerciorarse de su pasión. Montaña amada, y abrazada.
 
 
Sí, también las montañas se arrugan, y esperan inconscientes el momento de deshacerse. Los relojes, mientras, sincronizan, fijan, regulan, desechan, hasta que ya no pueden dar la hora.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa reflexión. En efecto, las piedras contienen una sabiduría infinita y aunque ya en estado inerte, esperan renacer con las experiencias y sentimientos de los que las visitan.

David Porcel dijo...

Aguda reflexión de mi más querida animista.

M. A. Velasco León dijo...

También ellas, las piedras, tienen una historia aunque no lo sepan. Y es que toda historia, incluida la natural, es siempre nuestra historia, de los amantes.
Salud y gracias.

David Porcel dijo...

A ti por tu comentario, como siempre, tan esclarecedores. Abrazos

Anónimo dijo...

...y las piedras lo que desean es ser piedras, Borges dixit. Es lo que anticipa el silencio.

David Porcel dijo...

Sí, y me da que ningún físico podrá reducir ese ímpetu a ley. ¡Pero qué fácil es ser piedra y qué difícil humano! Abrazos.

Robin de los bosques dijo...

Qué bonito, David. La montaña siempre me pareció el único sitio donde era posible trascender. Al menos donde era más sencillo entender su significado.

David Porcel dijo...

Sí, y es quizá la gran asignatura pendiente: darla a conocer. La montaña, las nubes, la luz, parecen estar ahí para admirarnos. Un fuerte abrazo.