jueves, 28 de enero de 2010

El riesgo de una revolución educativa

Leyendo esta mañana el artículo publicado en El Mundo que escribe Nieves Segovia, directora de la Institución Educativa SEK, El reto de la revolución educativa, pensaba en la vacuidad substancial de su mensaje. La autora en dicho artículo alerta de la necesidad de cambiar el modelo educativo ateniéndonos a la nueva manera de aprender de los alumnos y a los nuevos medios tecnológicos de los que actualmente disponemos. Pretende decirnos que la educación tal como se imparte hoy día en los centros de enseñanza (Colegios, Institutos y Universidades) resulta obsoleta y perjudicial para unas generaciones que exigen urgentemente de nuevos patrones y pautas de aprendizaje. Así, afirma:
Respecto a los saberes, sería necesario desterrar un currículo heredado del siglo XX, y reescribirlo a la luz de las competencias imprescindibles en el XXI. Sin olvidar el cimiento de las humanidades, es necesario abordar la adquisición de habilidades de pensamiento crítico y solución de problemas, aprendizaje e innovación, junto al desarrollo de patrones intuitivos y holísticos de pensamiento que permitan al alumno la creatividad necesaria para su desempeño y éxito profesional.

Al respecto me pregunto qué tipo de habilidades y patrones son esos, que si se adquieren uno ya es capaz de elaborar cualquier pensamiento crítico, solucionar cualquier problema o ejercer libremente la creatividad. Ahora resulta que es posible adquirir unas pautas de conducta y de pensamiento que pueden hacer frente a cualquier situación y resolver todo embrollo que se nos presente. Parece, según se lee, que hasta el más tonto e ignorante, poseedor de estas herramientas, es capaz de resolver la más ardua cuestión. Pero hay más:

Los estudiantes de hoy son esencialmente distintos a los de hace apenas media generación. Son nativos digitales que no han conocido un mundo desprovisto de tecnología (...) Trabajan en contextos multitarea, por lo que su estructura cognitiva es paralela, no secuencial. Son colaborativos, están expuestos a numerosos estímulos de ocio y entretenimiento que les permiten cultivar habilidades superiores del pensamiento. Son rápidos e inteligentes. No observan, participan (...) No es de extrañar, por lo tanto, que el modelo educativo que les ofrecemos -estandarizado, unidireccional, jerárquico y uniforme-, no responda a ninguno de los rasgos que les caracterizan. (...) Les hemos acostumbrado a aprender de la manera en que les enseñamos, en vez de educarles del modo en que aprenden. Los estudiantes de hoy necesitan una educación que emplee sus códigos de comunicación, en idénticos soportes, y en cualquier lugar y momento del día. El mundo del entretenimiento lo ha entendido. El de la educación, todavía no.

Entonces, ¿debemos crear e idear videojuegos para conseguir que nuestros alumnos aprendan divirtiéndose?, ¿debemos, por tanto, renunciar al lenguaje humano -que no es icónico, sino simbólico-, a su léxico y a sus giros gramaticales, para enseñarles las diferentes disciplinas?, ¿debemos, en definitiva, renunciar a que nuestros futuros ciudadanos ejerzan no sin esfuerzo actividades como la comprensión y la reminiscencia, la intuición o la deducción?, ¿y qué hay de su sensibilidad estética y moral?, ¿o acaso también éstas pueden ser reemplazadas por experiencias llamativas y despampanantes como, se me ocurre, el fenómeno Avatar?

13 comentarios:

Javier dijo...

Creo que ya es tarde, que ya no hay salida. Soy más bien pesimista, sobre todo cuando parece que no les basta con un examen mínimamente sincero de la situación de la enseñanza ahora mismo: el punto al que hemos llegado. El tono facilón de lo que la tal señora Nieves vocea resuena con la música misma de la vieja canción Logse de entonces, pero, claro, confrontada con el desastre que estamos viviendo. "Aprendizaje secuencial versus aprendizaje en paralelo". ¿Pero quién se niega a reconocer eso? Sobre todo, ¿quién es tan trivial como para encontrar oposición entre los dos modos perfectamente complementarios y mutuamente necesarios de acceso al conocimiento? El tema no es ése. El tema es ocultar, bajo batallas ficticias una receta de trivialidad enmascarada en nuevas técnicas, nuevos modelos de acceso adolescente a la realidad que la industria del entretenimiento ya ha entendido y que usa para "maximizar beneficios". Como no es posible luchar o ir en contra de la todopoderosa industria del entretenimiento, démosles a los niños trivialidad, enganche barato, ludismos baratos de "cuelgue" y llamémos a esa pastilla integral Siglo XXI. Y es gente está en posiciones de poder y de decisión. Gente que te vuelve a vender la vieja moto imbécil más averiada todavía (como ya lo hizo a mediados de los 90) de falsas dicotomías para que te apuntes a la basura todopoderosa y dominante. ¡Por favor, no nos tomen tan descaradamente el pelo! ¡Somos bobos, pero quizá ya no tanto y, sobre todo, tan reduplicada y continuamente. Vale ya. Basta ya. ¿Quién con dos dedos de frente se niega a usar cualquier medio a su alcance para transmitir conocimiento real a sus alumnos? ¿Es que el verdadero conocimiento depende del formato en que se presente o con aquel que nos permita que el alumno acceda de verdad a él? ¿Es que hay alguien que se niega a servirse de lo que haga falta: internet, videojuegos, libros electrónicos, clases audiovisuales, etc., etc., es decir, todos los posibles modos de accesos y transmisión de saberes?
A lo que nos negamos es a la falacia de aceptar que el medio, el juego, ES el mensaje. El medio es un útil para un conocimiento que puede ser trivial o no serlo, que puede ser falsamente lúdico o entontecedor y juguetonamente falsificador en forma de placebos mentales, o no serlo, que puede estar fundamentado en verdaderas experiencias y asentado o no estarlo, construido en niveles sucesivos de complejidad, realmente
orgánico y organizado, y entonces funcionará secuencial y paralelamente y en combinación de ambos modos y ninguno de los dos porque ya habrá alcanzado un nuevo nivel, una madurez que asimilará lo paralelo y lo secuencial en nueva modalidad de verdadera transformación de conocimiento.

A nada nos negamos. Lo que ya no soportamos ya más es que nos sigan tomando por idiotas. Ya no aguantamos recetas de modernidad vacua. Por favor, entérense, de verdad, entérense del siglo en que estamos y que para estar en el XXI en serio hay que haber rozado al menos los anteriores.

Lo que me indigna de este tipo de mensajes modernos (y que se parecen unos a otros, en cada etapa histórica, tal como si los hubieran fabricado en serie, y que aparentan esa buena intención de la inocencia primitiva), es su asunción implícita de que el auditorio al que van dirigidos se compone básicamente de tontos de nación.
Por favor, ya vale. Basta ya. Las ruedas de molino ya no nos sirven, búsquense camelos al menos, por favor,un poquito más elaborados.

(De acuerdo, David, con todo lo que dices. Pero hace falta poner un poco de freno al timo, al gato por liebre, a la basura permanente como receta).

David Porcel dijo...

En efecto, Javier. Me quedo con: "a lo que nos negamos es a la falacia de aceptar que el medio, el juego, ES el mensaje." Creo que esta frase encierra todo el meollo. Se agradece tu comentario, y saludos afectuosos...

Felipe dijo...

'Patrones intuitivos y holísticos de pensamiento'
'Contextos multitarea' 'Estructura cognitiva paralela'
Anda que...

Y lo de que son 'rápidos e inteligentes'... Mucho 'espabilao' es lo que hay.

Pd:
Yo ya doy las clases en 3D :)

Iacomus dijo...

Una educación que margina la filosofía,la historia y las lenguas no merece ser llamada tal. ¡Ay, si cambiaran sus panfletos por libros de J. S. Mill o Comenio!


Saludos.

Anónimo dijo...

Tanto hablar de educacion hace pensar que es la solucion a algo, pero la aceleracion de la gravedad seguira siendo 9.8

Nork dijo...

y así nos va...

antes hacer un trabajo académico era todo un trabajo.. había que buscar la información (si pero... ir de aquí para allá, en busca de libros.. lugares.. conferencias..), una vez encontrada.. asimilar y extraer, a ver quien era el lis@ que tenía todo al alcance de un ratón. Ahora se corta y se pega.

Tanta comodidad nos atrofia,
siento que la enseñanza, sea de lo que sea, pasa por un momento de boom mediático,
much@s estudiantes..
much@s profes..
no será todo cuestión de egos??
ya claro, es que somos tant@s..
que habrá sido de las vocaciones.

Llámame anacrónica si quieres pero miro los libros de texto de mi hijo de 11 años.. y de verdad..
parecen cuentos, yo no creo que eso mejore en absoluto su capacidad de aprendizaje y conocimiento..

interesante tu post.

un muxu

David Porcel dijo...

Efectivamente, es un hecho que la exigencia esté descendiendo en aras de un incremento del porcentaje de promocionados, empezando por Primaria.

Gracias y saludos

Marcos Santos Gómez dijo...

Me sumo al escepticismo ante el peligroso juego de los actuales reformistas de la educación, que a partir de fallos en el sistema actual, plantean soluciones aun más peligrosas, que nos venden como "lo progresista", "lo innovador" o "lo adecuado al mercado laboral". Hay todo un lenguaje que extraído del mundo empresarial se está utilizando para justificar reformas que tienden, de hecho, a desactivar la toma de distancia y el análisis crítico de la sociedad. Yo tiendo a ver en las actuales reformas en la universidad, que es lo que más conozco, como una ofensiva anónima pero muy eficaz del poder que de hecho nos rige, el de banca y grandes empresarios. Es cierto que hay que educar para el mundo laboral, pero también es cierto que no debe ser esto excusa para extirpar el espíritu crítico de la universidad. Se dicen verdades a medias y se propugnan soluciones que no lo son. Tal como se están haciendo las cosas, se está haciendo mal. Una cosa, por ejemplo, es fomentar la "productividad" en la ciencia y otra controlar exhaustivamente lo que investigan los científicos y atosigarles con continuas evaluaciones que se rigen por criterios válidos para la empresa, pero nunca para la ciencia o la enseñanza.
Un saludo,
Marcos Santos.

David Porcel dijo...

Interesante el apunte que planteas.
Saludos

Olivier Maurice Salmon dijo...

David

Lo siento pero creo que te resistes al cambio y que escribes con mala fe. No nos obligues a elegir entre un camino nuevo y el quedarse como estamos. Deja que avancemos y aporta criticas constructivas, pero por favor no intentes sabotear las reformas que muchos necesitamos.
¿Seguro que en este camino nos perderemos? Bueno, unos rodeos sí que se darán pero no importan. No es porque no podemos hacerlo perfecto que no lo tenemos que emprender...

un saludo

David Porcel dijo...

Estimado Oliver,

te aseguro que no escribo desde la mala fe, ni con la intención de sabotear nada, pero sí de denunciar una serie de reformas que en mi opinión lo que hacen es desvirtuar la educación. No estoy tampoco en contra de aplicar las nuevas tecnologías a la educación, de hecho yo de vez en cuando las uso, pero debe quedar claro que éstas son sólo un medio para un fin que es el de transmisión de conocimientos y el de facilitación de su comprensión. ¿Y no crees que el primer paso para ser constructivo es desechar lo que piensas que pueda ser destructivo?

Saludos

Anónimo dijo...

Tu forma de plantear la crítica es el exponente más claro del sentido real que ésta tiene. Te sientes amenazado por una reflexión - tranquilo no es más que una reflexión- sobre una realidad evidente: La incapacidad de introducir cambios reales en la forma de enseñar en el aula que reflejan nuevas situaciones que se dan objetivamente en la sociedad. Para tí, sin duda, lo importante es "recuperar la autoridad" mediante un decreto mejor que mejor o debatir entre expertos, docentes, familias y pedagogos sobre la conveniencia o no de poner un crucifijo en las aulas. Esos son los debates de la actualidad en los hemiciclos y en las "primeras" de los diarios.
"Doña Nieves", como tú dices con ese soniquete irrespetuoso, aporta sin intención de molestar a nadie sus ideas que, además, pone en práctica en sus colegios SEK. Tú, propietario de la gran verdad porque has dado al mundo tu blog tratas a alguien que opina, como los personajes de la noria se tratan entre sí. Bonito principio para presentar tus ideas.

Me interesa y mucho el debate de la educación, de las herramientas que ayudan a mejorar su práctica y, por supuesto, el debate del modelo educativo que responda a las realidades sociales más evidentes. Seguramente un habitante del siglo XVI traspasado en el tiempo a nuestra sociedad lo único que encontraría familiar sería un aula escolar: ídentica, más bien. Eso es lo que seguramente te da seguridad a tí: lo previsible que es todo en tú mundo. Me preocupa, y mucho, que además enseñes.

Siento mucho tener que decir estas cosas pero has sido tú quien falta al respeto de modo injustificable desdede la primera línea. En los programas basura de la tele lo hacer para mejorar la audiencia. Enhorabuena tu has conseguido más entradas y más comentarios. Y hacer más evidente lo que representas: ese mundo grosero que a todos nos averguenza. E insisto, si además das clase...que razón tiene "Doña Nieves". intenta, por último, mejorar tu educación: si lo haces ya será un éxito tú blog.

Rafael

David Porcel dijo...

Rafael,

te aseguro que lo último que me anima a escribir cosas relativas a la educación es el afán de provocar o desprestigiar a nadie. Este blog todo se hace desde el más absoluto respeto, sólo que desde humilde mi punto de vista hay ideas que no merecen ser respetadas.