domingo, 14 de abril de 2013

La sociedad de Byung-Chul Han

Recomiendo desde aquí la lectura del ensayo recién publicado La sociedad del cansancio, de Byung-Chul Han. Se trata de un filósofo coreano (inesperado bestseller) que en términos hedeiggerianos hace un certero análisis de un tiempo consumido por el agotamiento y la sobreabundancia de información y rendimiento. El libro ahonda en la comprensión del nuevo tipo de enfermedad del hombre del siglo XXI: que ya no será bacterial ni viral, sino neuronal. El enemigo ya no es lo otro, lo extraño o negativo (virus,..), sino lo idéntico, lo positivo, o mejor, el exceso de positividad, que resulta de la superproducción, el superrendimiento o la supercomunicación. Por ello los métodos de diagnóstico y curación del pasado siglo ya no sirven para comprender ni curar esta nueva enfermedad. En definitiva, el problema no es la invasión de lo otro, que trata de anular lo propio, sino la (auto)exigencia de rendir más, de asimilar o abarcar más, olvidando con ello que cierto sosiego es necesario para practicar la atención sobre problemas perennes.
 
Los logros culturales de la humanidad, a los que pertenece la filosofía, se deben a una atención profunda y contemplativa. La cultura requiere un entorno en el que sea posible una atención profunda. Esta es reemplazada progresivamente por una forma de atención por completo distinta, la hiperatención. Esta atención dispersa se caracteriza por un acelerado cambio de foco entre diferentes tareas, fuentes de información y procesos. Dada, además, su escasa tolerancia al hastío, tampoco admite aquel aburrimiento profundo que sería de cierta importancia para un proceso creativo (Byung-Chul Han, La sociedad del cansancio)

4 comentarios:

M. A. Velasco León dijo...

Curioso descubrimiento David, un filósofo coreano, ¿cómo has dado con él?
Me viene a las mientes la canción de Chicho Sanchez Ferlosio "Hoy no me levanto yo", especialmente la estrofa final:

Hoy se nace con el sino
de actuar por actuar,
la gente anda arrebatada
y no se para a pensar
que hay veces que levantarse
se lo puede uno saltar
y aunque a nadie le hagas falta,
allí te vienen a hurgar,
pues por mí que canten misa,
no me pienso levantar!!!

(te enlazo con un vídeo de Amancio Prada cantándola. La introducción es un poco larga, 7 minutos, pero muy divertida: http://youtu.be/WgSqn3Lum48)
Salud

David Porcel dijo...

Gracias por el video, y muy apropiada la canción. Te recomiendo la reseña de Rafael Robles sobre esta sociedad del cansancio: http://www.rafaelrobles.com/2013/02/la-sociedad-del-cansancio/ Saludos

M. A. Velasco León dijo...

He leido la reseña y me ha gustado, habrá que buscar el libro del coreano. Después de los coches, los ordenadores y los móviles, llegó por sorpresa el baile del caballo y, ahora, lo que nunca hubiéramos esperado, ¡un filósofo coreano neohegeliano! que arrasa.
Cosas veredes David amigo.

Anónimo dijo...

Pues eso, la manía de la sociedad actual de querer llenarlo todo aunque sea con estupideces nada productivas y risas fingidas. Y para llenarlo todo sin mucho esfuerzo de primero tomarán una buena ración de tele mierda y de segundo una larga sesión de Play Station. Platos que garantizan una fácil digestión.

Fdo. Areta Investigación.